Principios y Equivalencia

Principios

Equivalencia Funcional

Consiste en que la FEA en un documento electrónico o en su caso, en un mensaje de datos, satisface el requisito de firma del mismo modo que la firma autógrafa en los documentos impresos.

Autenticidad

Consiste en que la FEA en un documento electrónico o en su caso, en un mensaje de datos, permite dar certeza de que el mismo ha sido emitido por el firmante de manera tal que su contenido le es atribuible al igual que las consecuencias jurídicas que de él deriven.

Integridad

Consiste en que la FEA en un documento electrónico o en su caso, en un mensaje de datos, permite dar certeza de que éste ha permanecido completo e inalterado desde su firma, con independencia de los cambios que hubiere podido sufrir el medio que lo contiene como resultado del proceso de comunicación, archivo o presentación.

Neutralidad Tecnológica

Consiste en que la tecnología utilizada para la emisión de certificados digitales y para la prestación de los servicios relacionados con la FEA será aplicada de modo tal que no excluya, restrinja o favorezca alguna tecnología en particular.

No Repudio

Consiste en que la FEA contenida en documentos electrónicos, garantiza la autoría e integridad del documento y que dicha firma corresponde exclusivamente al firmante.

Confidencialidad

Consiste en que la FEA en un documento electrónico o en su caso, en un mensaje de datos, garantiza que sólo pueda ser cifrado por el firmante y el receptor.

Equivalencia Funcional

Diferencias

Firma Autógrafa

Es una biometría, liga de voluntad del individuo con el contenido y forma del documento en papel.

 

Es una prueba no refutable de que el individuo está ligado biométricamente al documento.

 

La firma autógrafa no se puede perder u olvidar y no se puede robar.

 

Falsificar una firma autógrafa es viable.

Firma Electrónica

Es resultado de un proceso informático para vincular al menos una llave y cierta información.

 

Prueba la responsabilidad del individuo para aceptar cierta información.

 

Las claves para generarla se pueden perder, olvidar e incluso ser robadas, normalmente es temporal.

 

Falsificar una firma electrónica es inviable.

La Ley concede a la FEA la misma validez legal que la firma autógrafa.